Griegos | (2007)

Versión libre de Agamenón

 

Agamenón, Rey de Argos, parte a Troya, junto a su hermano Menelao, para rescatar a Helena, raptada por Paris. Para calmar los vientos y poder partir de Argos, Agamenón debe sacrificar a Ifigenia, su hija. Clitemnestra, su esposa, se resiste.

 

La guerra de Troya dura diez años. Durante diez años, Clitemnestra aguarda el regreso de Agamenón, y así vengar la muerte de Ifigenia. Al finalizar la guerra, Casandra, profetisa, hija de Príamo, rey de Troya, es otorgada a Agamenón como botín de guerra.

Agamenón regresa. Regresa con Casandra. Clitemnestra espera. Hace diez años que espera.

 

El proyecto nace bajo la idea trabajar los límites de la teatralidad, tomando como material narrativo de base la obra Agamenón, de Esquilo. El planteo inicial de investigación fue ampliándose, para dar lugar a problemáticas escénicas tales como la oposición ficción/ realidad, la actualización de los clásicos, el uso del espacio y sus posibilidades, los diferentes registros dramatúrgicos posibles ante el tratamiento de una tragedia.

 

La problemática de la actualización de un texto clásico se presentaba como una espacio de investigación actoral, dramatúrgico y escénico con infinitas posibilidades a desarrollar. Así, partimos de opciones dramatúrgicas múltiples: en un intento por armar una dramaturgia coral, en donde participen muchas voces, se armó una obra en capas, una obra-paisaje, una obra caótica.

 

Ciertas líneas de sentido fueron tomadas como disparadores, puntos de partida para generar y estimular las improvisaciones. La idea de justicia, Ifigenia y su muerte por los vientos, la guerra, los celos, la tiranía, lo salvaje de la maternidad, Casandra y el fracaso del lenguaje. Desde esos núcleos, la obra fue esparciéndose en varias voces: en la de los escritores invitados a participar (Carolina Muscará y Gastón Sironi), en la visión de los actores, en la mirada desde la dirección. Y la discusión, entonces, se disemina en mil espacios.

 

Griegos se presenta a los ojos de los espectadores como un espectáculo en el que todo puede suceder: desde el trabajo sobre fragmentos textuales de la obra-fuente, hasta improvisaciones disparatadas, fuertes momentos poéticos, pero sobre todo, con una mirada que busca desarmar la estructura clásica para imprimirle un sello propio a la tradición teatral desde la cual todos partimos.

 

 

En escena: Analía Juan, Maura Sajeva, Mauro Alegret.

En piano: Noelia López.
Dramaturgia: versión libre de Agamenón, de Esquilo, por Daniela Martín, 
Carolina Muscará, Gastón Sironi, y los actores.

Vestuarios: Valeria Urigu | el elenco
Diseño de luces: Rafael Rodríguez.
Fotografía y registros: Melina Passadore.
Diseño gráfico: Rafael Rodríguez.
Asistencia de dirección: Estefanía Moyano.
Dirección: Daniela Martín.

 

 

La orestíada, de esquilo, puesta en versión

(2007 - 2009)

 

El proyecto (versionar las tres tragedias que componen La orestíada, de esquilo) propone ofrecer diferentes lecturas, modos de pensar, de hacer y abordar una tragedia griega, entendiendo que no hay modo alguno de construir una única visión, sino que, indudablemente, todo material narrativo está sujeto a las experiencias, lecturas, contextos, de cada uno de los lectores-realizadores.


De este modo, cada una de las obras que conforman la versión final, devienen de diferentes abordajes poético / actorales / dramatúrgicos y espaciales, particulares en cada caso. Cada uno de los espectáculos que integran la trilogía no sólo han sido trabajados desde perspectivas eclécticas y múltiples (utilizando fragmentos de los textos originales, textos poéticos escritos para las obras, improvisaciones de los actores, reescrituras de otras versiones sobre La orestíada), sino que, al mismo tiempo, las obras se presentan en salas diferentes (en este caso, se utilizan todos las salas de DocumentA/Escénicas), proponiéndole al espectador un recorrido narrativo – espacial, base de la propuesta.


Así, el mundo clásico se presenta como una geografía desdibujada para nuestros ojos, en donde el lugar para construir la figura imaginaria de la alteridad se asienta sobre una meseta interminable y ventosa, en donde cada ráfaga deja nuevas formas y nuevas ideas.


En un intento por reconstruir algo de esa geografía, "Griegos" | "Al final de todas las cosas" | "Con la sangre de todos nosotros" ofrecen miradas opuestas sobre la puesta en escena de lo trágico.
 

Fotografía: Peter Franke

Fotografía: Peter Franke

Fotografía: Peter Franke

DSC_6014.JPG

Fotografía: Peter Franke

Fotografía: Cecilia Pasquini

Fotografía: Cecilia Pasquini

32.jpg

Fotografía: Cecilia Pasquini

Fotografía: Cecilia Pasquini

Fotografía: Cecilia Pasquini