Al final de todas las cosas | (2008)

Fotografía: Melina Passadore

Fotografía: Melina Passadore

Fotografía: Melina Passadore

Fotografía: Melina Passadore

Agamenón ha muerto a manos de Clitemnestra. De esas manos asesinas salva Electra a su hermano Orestes

pero queda presa: veinte años, sirvienta en el palacio

veinte años el sueño de Clitemnestra: una serpiente mama leche y

sangre de sus pechos

veinte: vuelve Orestes, mata a los asesinos, vuelve, mata.

 

Sobre la obra

 

Al final de todas las cosas forma parte del proyecto de investigación/ versión/ producción que comienza con Griegos (espectáculo estrenado en Noviembre del 2007, en DocumentA/Escénicas, Córdoba). El mismo consiste en llevar adelante una versión libre de La orestíada, de Esquilo, respetando las tres partes de la trilogía. De este modo, Griegos es el resultado de una versión de Agamenón, la primera parte de La orestíada. Al final de todas las cosas, es el resultado de la reescritura de Las coéforas (estrenada en septiembre del 2008). Con la sangre de todos nosotros, toma como punto de partida Las euménides, cerrando el ciclo trágico de Esquilo (estrenada en abril del 2009). Cada una de las obras “resultantes” deviene de ciertos temas de investigación. Así como en Griegos se partió desde la idea de trabajar los límites de la teatralidad, y, dramatúrgicamente, desde la idea de obra – paisaje, en Al final de todas las cosas se profundiza el criterio de composición intertextual, y la problemática de la actuación “orgánica” de textos clásicos. Es decir, en esta segunda parte de la trilogía se desarrolla la tensión existente entre el imaginario de la actuación de textos clásicos y una búsqueda que apunte a la organicidad corporal que logre desarticule ese mismo imaginario, intentando “borrar” la huella de la actuación. Para esto, la composición de personajes (reducidos en esta versión a tres: Electra, Orestes, Clitemnestra) toma como modelos ciertos rasgos de las llamadas “tribus” sociales, entendiendo que, sintetizada la historia-base a su microrelato más esencial, la historia de Orestes y Electra podría ser ubicada como una historia de criminalidad marginal totalmente contemporánea. En su conjunto, el proyecto general parte de la premisa básica de cómo, en este nuevo siglo, adaptar, releer, versionar, contemporaneizar un texto que pertenece a los orígenes de la cultura teatral occidental. De este modo, cada una de las obras versionadas, ofrecería una propuesta de actualización de los clásicos, con la idea de que cada una de las versiones no se parezca a la anterior, sino que en su totalidad, el proyecto pueda ofrecer diferentes miradas sobre “lo” clásico.

 

En escena | Ignacio Tamagno, Maximiliano Gallo, Estefanía Moyano, Maura Sajeva

Entrenamiento físico | Melina Passadore

Luces | Rafael Rodríguez

Diseño gráfico | Rafael Rodríguez, liminaresdiseño

Vestuario y fotos | Melina Passadore

Colaboración dramatúrgica | Maximiliano Gallo, Gastón Sironi, Maura Sajeva

Dramaturgia | Versión libre de "·Las Coéforas" de Esquilo - Daniela Martín

Asistencia de dirección | Bárbara Brailovsky

Dirección | Daniela Martín